03 octubre, 2009

Y un poco triste.

Los árboles están cansados
las barandas del puente
están cansadas
el río se cae
sobre sí mismo y las orillas
con sus brazos y sus piernas, con los
brazos y las piernas de las piedras
tirados en el piso
completamente abatidos
cansados de sí mismos

yacen,

y yacen las calles
con sus ojos de mueca
con sus pechos grises y su gris
osamenta,

yacen

bajo los yertos colectivos
los llorosos colectivos de la ciudad
bajo el metal y la mugre y el caucho
bajo el dinero de todos los bolsillos
y la pelusa de todos los bolsillos
y el hambre de todas las bocas
y de todos los sexos de la ciudad

bajo la boca del sol llena de algodón y
de arena seca

como una montaña de lagañas,
bajo el mundo,
el mundo yace cansado,
sí,
y un poco triste.

1 comentario:

waldo dijo...

jaja parece que anduviste por saldan a la siesta jajaja

In Vino Veritas, pero en cerveza también!